¿Quién paga la tasación de una vivienda?

Normalmente, quien paga la tasación de una vivienda es el comprador. Sin embargo, hay muchas hipotecas que incluyen este gasto, ¿por qué esto es así? ¿Puede el comprador pagar la tasación, aunque solicite una hipoteca? A continuación, te informamos mejor sobre este tema para que puedas conocer tus derechos al respecto, ya seas comprador o vendedor.

La tasación de una vivienda: todo lo que debes saber

La tasación inmobiliaria, también llamada informe de valoración o tasación a secas, es un documento realizado por un profesional que establece el valor real de un inmueble en el mercado. Este valor, llamado valor de la tasación, se refleja en un certificado que puede contener también observaciones, condicionantes, advertencias o información sobre si existen cuestiones pendientes que quedan por resolver para dar un valor definitivo de la tasación. La tasación está sujeta a normativa legal, concretamente a la Orden Ministerial del 30 de noviembre de 1994.

La tasación se utiliza para conocer el valor de un inmueble según los parámetros actuales del mercado y también puede resultarnos útil antes de comprar una vivienda. El valor de este documento no es fijo, depende sobre todo de la oferta y de la demanda.

Por otra parte, está la tasación hipotecaria, que es la valoración del inmueble con el fin de pedir un préstamo hipotecario. Sirve para que el banco pueda conocer el valor del bien garantía del préstamo y así saber el riesgo que conlleva la compra de la vivienda. Normalmente el banco hará el préstamo hipotecario por el 80 % del valor de la tasación inmobiliaria.

Muchas veces la tasación inmobiliaria no coincide con el precio que el vendedor pide por la vivienda, por lo que nos podemos encontrar con situaciones en las que tenemos que pagar más del 20 % del inmueble con nuestros ahorros y otras en las que la hipoteca casi cubre el valor de la vivienda, cuando logramos comprarla por debajo de la tasación hipotecaria.

Diferencia entre valoración, tasación inmobiliaria y tasación hipotecaria

Hay que tener cuidado al diferenciar estos conceptos, ya que no es lo mismo pedir una valoración que una tasación.

La valoración inmobiliaria es un valor aproximado del inmueble en el mercado. El tasador no necesita entrar en el inmueble para establecer la valoración, es suficiente conocer los datos catastrales o registrales. La valoración es gratuita y existen numerosas calculadoras online para obtenerla.

La tasación inmobiliaria tiene carácter legal y ha de ser elaborada por un técnico cualificado para ello. Para que sea válida, necesita también contar con la revisión por parte de la Sociedad de Tasación. Su precio es variable y no está regulado por el mercado. Depende de la ubicación de la vivienda y la posible información adicional que se quiera obtener, como las notas registrales o planos. Normalmente ronda los 300 o 400 euros.

Existen diferentes tipos de este documento, según por qué se desee obtener. Las más frecuentes son la tasación contradictoria de Hacienda, el reparto de bienes y la tasación hipotecaria.

Por tanto, la tasación hipotecaria es solo un tipo de tasación inmobiliaria que nos exigirá el banco al solicitar una hipoteca.

¿Quien paga la tasación de un piso o casa?

Actualmente, por ley, los bancos pagan todos los gastos necesarios para formalizar la hipoteca, pero a veces incluyen la tasación y otras no. Es importante decidir si queremos incluir este gasto en la hipoteca.

Si decides ser tú quien paga el tasador

La AEV (Asociación Española de Análisis de Valor) recomienda que el cliente pida y pague la tasación, antes de que lo haga el banco. Así, el cliente tendrá un documento oficial en el que figura el valor real del inmueble.

Esto se debe a que así es posible consultar hipotecas en diferentes entidades y ser independiente para elegir la que más le conviene.

Si la tasación la paga el banco

Es muy posible que el banco se ofrezca a pagar la tasación de la vivienda, porque así el comprador no podrá negociar simultáneamente con varias entidades el precio de la hipoteca.

Además, es una cuestión de marketing. Suena muy bien oír que el banco nos puede ahorrar los 300 o 400 € de la tasación. Pero hay que estar atento y leer la letra pequeña, porque muchas veces los bancos repercuten este precio subiendo ligeramente el tipo de interés. Y, pagando un poco más al mes, es posible que finalmente estemos pagando el precio de la tasación o más.

Por último, no hay que olvidar que el banco nunca financiará más que el 80 % de la tasación.

Otras ventajas de pagar la tasación

Como ves, este documento sirve para más que aportarlo a la entidad prestataria en el momento de solicitar la hipoteca. En el caso de ser el comprador, nos sirve para saber que no nos están pidiendo más por un inmueble de lo que realmente cuesta. Y, en el caso de ser vendedor, para establecer correctamente dicho precio.

La tasación también es necesaria para pagar impuestos como el de Transmisiones Patrimoniales o bien las ganancias y pérdidas patrimoniales. También para repartir una herencia o para llevar a cabo una discrepancia catastral si no se está de acuerdo con el valor que ha otorgado Hacienda a la vivienda. Incluso puede servir para demostrar la solvencia en caso de pedir un crédito al banco.

Finalmente, si pagas la tasación, tienes libertad de elegir la compañía tasadora. Así, podrás pedir presupuesto con varias sociedades tasadoras y elegir la que te resulte más conveniente.

¿Quién puede tasar una vivienda?

Ya que somos libres de elegir quién la va a tasar, veamos las opciones.

Solo las empresas que hayan sido homologadas por el Banco de España pueden tasar inmuebles, quien también establece el procedimiento utilizado para tasar. Y de igual manera, el procedimiento seguido para llevarlas a cabo. La mayor parte de la normativa se encuentra en el Real Decreto 775/1997, con posteriores ampliaciones y modificaciones.

En dicha web también está también publicado el registro de sociedades de tasación homologadas. En su última actualización se incluían 32 sociedades.

De qué se encarga la sociedad tasadora

Las tasadoras disponen de servicios de profesionales independientes. Se encargan de visitar la vivienda y elaborar los informes de tasación de acuerdo con unos criterios regulados.

A menudo, puede ser necesario que un arquitecto, arquitecto técnico o aparejador acuda para realizar mediciones y tomar fotografías del interior y exterior del inmueble. Al final de su trabajo, podrá estimar con exactitud el precio de la vivienda.

Este profesional, además de tener el título que lo habilita para ser tasador, debe ser totalmente independiente en su valoración y estar informado de la realidad del mercado. No debe tener ninguna vinculación personal o familiar que pueda influir en el resultado de su estudio.

¿Ahora es un buen momento para tasar una vivienda?

Tras la última crisis económica, las contrataciones directas por parte de los compradores con empresas de tasación no vinculadas a los bancos aumentaron hasta un 30 %.

Además, incluso ya es posible hacerla cómodamente online. Sin embargo, debemos tener en cuenta algunas particularidades de la crisis actual que explicaremos a continuación.

¿Cómo ha afectado la COVID-19 a la tasación de viviendas?

La crisis financiera derivada de la pandemia ha llevado a que los tasadores asignen valores más bajos al precio de las viviendas, a veces muy inferiores al de la venta. A priori, esto parece positivo porque nos permite negociar un precio más bajo con el vendedor, pero no lo es. La entidad que concede la hipoteca diseña la financiación tomando como referencia el valor de la tasación del inmueble, de manera que concederá una hipoteca de valor menor si esta es más baja.

El problema llega cuando, a pesar de la tasación, el precio de venta sigue siendo el mismo. Entonces puede suceder que el comprador no disponga de suficiente dinero para comprar la vivienda porque el banco financia una cantidad menor.

¿La solución? Negociar con el propietario el precio de la casa o piso, tomando como argumento que el valor de la tasación es menor.

Recomendaciones para solicitar la tasación

Recuerda que la lista de las agencias homologadas para confeccionar este certificado está publicada en la web oficial del Banco de España. Te recomendamos que pidas presupuestos al menos a 3 o 4 de ellas. Te encontrarás con precios muy variables.

Toma nota de los documentos que necesitas reunir para solicitarlo:

- La escritura de la propiedad.

- Los planos del inmueble.

- Si el edificio aún está en construcción, la fotocopia de la licencia de obras y el proyecto, visado por el colegio y el ayuntamiento correspondiente.

- Si se trata de un terreno edificable en el que quieres construir la vivienda, necesitarás el plano catastral o parcelario y la consulta urbanística por escrito.

En conclusión, a la hora de comprar una vivienda, ¡no te dejes deslumbrar por el precio de la hipoteca que ofrece el banco o la oferta que te haga el vendedor! Si eres quien paga la tasación de una vivienda, sabrás lo que vale esta realmente y podrás elegir la hipoteca que creas más conveniente para ti.