Reparar puertas lacadas en blanco

Reparar puertas lacadas en blanco es una tarea que quizás llegues a tener que realizar. Este acabado es uno muy estable, más si se realiza en blanco. Mantenerlo es muy importante para que perdure en perfectas condiciones; sin embargo, los accidentes son impredecibles y hay que actuar al instante. Descubre como reparar ciertos desperfectos en esta entrada.





Disimular las rallas en puertas lacadas





El lacado consiste en una serie de capas de pintura o barniz que crean un acabado homogéneo casi perfecto. Los arañazos son un enemigo común al que te enfrentarás. Puede que al principio creas que no se verán, pero a contraluz destacarán por encima del resto de las puertas blancas, así que mucho cuidado con ellos.





A la hora de eliminarlos recurrir a la cera es una primera opción. Al ser un material sólido y maleable podrás tapar los arañazos, incluso los profundos, con muy poco esfuerzo. Tan solo tendrás que aplicar este material plástico, pulir la zona y abrillantar para que toda la superficie sea igual.





Eliminar pintura de puertas blancas





Cualquier otra pintura que caiga sobre una puerta lacada blanca destacará, esto es algo innegable. Así que, tendrás que actuar rápido para eliminar la mancha. Un disolvente suave contribuirá a eliminarla, pero luego tendrás que aplicar un lacado sobre toda esa zona. En caso de que la pintura se haya solidificado, lo mejor es aplicar un decapante para eliminarla.





A la hora de utilizar este producto ten cuidado de no extenderlo más allá de la mancha, ya que puede atacar el esmalte. Una vez haga efecto el decapante podrás retirar la pintura con una espátula, mucho cuidado con rallar la madera o el lacado. Al final, una vez más, tendrás que aplicar un nuevo lacado para suplir la pérdida en la zona que se ha visto afectada.





Por último, algo que no debes hacer es pintar en blanco la mancha, ya que la diferencia entre el lacado y el parche saltará a la vista al pasar de una superficie brillante a una que no lo es.





Arreglar puertas blancas que han sido golpeadas





Los golpes son palabras mayores, al fin y al cabo, pueden acabar con la vida útil de una puerta. Sin embargo, con los pequeños accidentes sí que puedes lidiar con éxito. En caso de un golpe profundo, deberás aplicar masilla del mismo color sobre la zona y después pasar una lija para que queda una superficie homogénea. No lograrás devolverla al estado anterior, pero así es posible disimular rallas en puertas lacadas.





Devolver la vida a las puertas blancas





Reparar puertas lacadas en blanco es posible en algunos casos, en otros solo se logrará disimular el desperfecto. Sin embargo, si realizas un adecuado mantenimiento no tendrás arreglar puertas blancas de forma completa, algo que resultará muy difícil.