ENVÍO GRATIS SI SUPERAS LOS 350 €

ENVÍOS PARA PENÍNSULA. EN ISLAS CONSULTAR.

Cómo instalar un suelo laminado

Con una buena relación calidad-precio y muy durable, el suelo laminado es uno de los suelos más bonitos de las decoraciones actuales. Su instalación se realiza por el empalme de las láminas, sin necesidad clavos ni pegamento. Esta es la primera razón de su éxito sobre todo cuando la usan principiantes del bricolaje.

Antes de comenzar con la instalación:

• Retira el revestimiento y elimina cualquier residuo de adhesivo con un separador específico.

• Lava o limpia a fondo el suelo, sin olvidar los ángulos y laterales.

• Retira los zócalos, desencaja las puertas y corta las jambas de los pies, si es necesario.

• Si tienes que instalar una capa inferior acústica, coloca las tiras borde a borde sin superponerlas.

Equipo necesario: cortador, regla, cuñas, caja de ingletes, martillo de goma, sierra de mano.

Otros consejos:

Una capa de aislamiento puede ser muy útil. Se puede integrar directamente en las láminas del suelo o en rodillos de espuma (poliuretano, polietileno reticulado, fibras de poliéster...). Con este aislamiento se reduce el ruido de los pasos y las irregularidades leves del suelo. A menudo es compatible con calefacción por suelo radiante.

Se recomienda instalar el suelo laminado orientando las láminas en la dirección de la luz natural (ventana). También se pueden colocar en paralelo a la mayor longitud de la pieza, consiguiendo de este modo un espacio visualmente más grande.

Colocación de las láminas

Coloca la primera tabla contra la pared, en una pared lateral de esquina. Incrusta cuñas de expansión de 8 mm entre la pared y la tabla.

Inserta la lengüeta de la próxima lámina en un ángulo de 25-30 ° en la ranura de la lámina anterior y después bájala hasta el suelo. Continua sin olvidar colocar las cuñas.

Cómo instalar un suelo laminado

Cuando llegues a la última lámina, antes de colocarla mídela y córtala con la sierra de mano.

Para la segunda fila de tablas, colócalas situando la lengüeta con un ángulo de aproximadamente 30 ° de inclinación hacia el suelo. Asegúrate de que las láminas están paralelas y no dudes en usar el martillo de goma (golpeando ligeramente) para encajar bien todas las láminas.

Para las últimas filas (que estarán pegando a las paredes), corta las tablas en tiras anchas si es necesario. Espera una hora y a continuación, retira todas las cuñas de expansión.

Cómo instalar un suelo laminado

Ante la presencia de obstáculos, recorta las tablas trazando antes en ellas el contorno del obstáculo.

Para instalar el zócalo coloca en él adhesivo sellante en zig-zag. Para grandes longitudes, utiliza una pistola de clavos. Presiona el zócalo contra la pared. En las esquinas, empalma las dos partes y fortalece el conjunto uniéndolo con dos clavos sin cabeza.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.  política de cookies